martes, marzo 29, 2005

MIS SOBRINOS, EN POCAS PALABRAS

Pilar, 2 años y medio: "Sole, ¿vos te lavás los piés?
Bautista, casi 4 años: "Te toco una teta, te toco una teta."
Josefina, 8 años: "Barney (el dinosaurio) es gay."
Manuel, 6 años, y Bautista: me hicieron un piquete en el patio, al grito de "Justicia, justicia."
|

martes, marzo 22, 2005

ENCUESTA

Gracias a todos por los mensajes de bienvenida y de despedida, respectivamente. La verdad es que algunas muestras de cariño me han sorprendido.
Ando corta con los tiempos. Me gustaría poder escribir un maravilloso post, pero no puedo. Así que les dejo una encuesta, para que voten.
Como el template de mi blog está más desordenado que mi cabellera, el enlace de la encuesta está en la sección "El recomendado de la semana".

Agradecería la explicación pertinente ante su elección de la respuesta.
Ahora los dejo, me voy a matear por ahí, donde la vida me lleve.
|

sábado, marzo 19, 2005

A OTRO RITMO

Llegué hace casi una semana. Todavía no salgo del asombro de volver a ver ciertas cosas, de volver a sentir ciertos olores, de perder mis ojos en la inmensidad de Los Andes.
La gente va a otro ritmo. Por más apurado que estés, por más prisa que tengas por llegar a otro lugar, la gente va tranquila. La gente te mira la cara, no importa que no te conozca, solamente busca el contacto visual, que es un saludo implícito.
Las cosas siguen mal. Mucha gente sigue dando vueltas en círculo, negando y renegando de todo. Pero, a veces, alguien levanta la vista y te mira. Y no importa las cuentas para llegar a fin de mes (o a mitad de mes) siempre hay una excusa para el encuentro, para el mate con tortitas, para pasar una noche en vela, para hablar...
Qué ganas tengo de quedarme acá, para siempre.
|

jueves, marzo 10, 2005

FALTA 1 DÍA...

Más vale que no tengas que elegir
entre el olvido y la memoria,
entre la niebla y el sudor.
Será mejor que aprendas a vivir,
sobre la línea divisoria,
que va del tedio
a la razón.
No dejes que te impidan galopar
ni los ladridos de los perros
ni la quijada de Caín;
que no te dé el insomnio por contar
las gaviotas del destierro,
las amapolas de París.
Te engañas y me quieres confundir,
esta canción desesperada
no tiene orgullo ni moral,
se trata de poder decir,
sin discutir con la almohada,
dónde está bien, dónde está el mal...
La guerra que se acerca estallará
mañana lunes por la tarde,
y tú en el cine sin saber
quién es el malo
mientras la ciudad
se llena de árboles que arden
y el cielo aprende a envejecer.
Y sal ahí,
a defender el pan
y tu alegría.
Y sal ahí
para que sepan
que esta boca es mía.

Joaquín Sabina
Esta boca es mía
|

miércoles, marzo 09, 2005

FALTAN 2 DÍAS...

Tengo una canción,
una habitación,
tengo una muñeca que regala besos.
Nada en especial,
un emotival,
no sé cuántos huesos
y una foto de papá y mamá...
¡qué jóvenes están!
Tengo que aprender
uno y uno, tres,
ya sé que la vida
es una herida
absurda.
Ganas de matar,
dos copas de más,
una risa curda,
un libro viejo de Roberto Arlt
que no me deja en paz.
Tengo una cruz,
de estrellas en el sur.
Y, además,
hoy por hoy,
¿dónde voy?
loco,
mareado por los focos
de azúcar y de sal,
de miedo y vanidad.
Del siglo que cumplí,
del pibe que no fui,
de todo lo que deja cicatriz.
Y no hay manera de evitar
el salto mortal
de vivir.
Miércoles... jugo de cenizas,
lunes... pétalos de risa
en el cristal.
Y... en fin,
tengo todo lo que perdí,
fumo Parissienes,
toco con Chopin,
cultivo mi jardín,
me pone triste el mar
y, cuando tardas en venir,
mi cama es una cama de hospital.
Y, además,
tengo una muñeca que regala besos.

Joaquín Sabina - Fito Páez
Tengo una muñeca que regala besos


|

martes, marzo 08, 2005

FALTAN 3 DÍAS

Veinte años cosidos a retazos
de urgencias, disimulos y rutinas,
veinte años cumplidos en mis brazos,
con la carne del alma de gallina.
Veinte años de príncipes azules
que se marchaban antes de llegar,
veinte tangos de Manzi en los baúles,
veinte siglos sin cartas de papá.

De González Catán, en colectivo,
a la cancha de Boca, por Laguna,
va soñando "hoy ganamos el partido"
la niña de los ojos de la luna.
Los muchachos de "la doce" más violentos,
cuando la junan, en la Bombonera,
le piden a la Virgen de los Vientos,
que le levante a Paula la pollera.

Veinte años de mitos mal curados
dibujando dieguitos y mafaldas,
veinte vidas hubiera yo tardado
en contar los lunares de su espalda.
Le debo una canción y algunos besos
que valen más que el oro del Perú,
sus huesos son sobrinos de mis huesos,
sus lágrimas los clavos de mi cruz.

De González Catán, en colectivo,
a la cancha de Boca, por Laguna,
va soñando "hoy ganamos el partido"
la jermu que me engaña con la luna.
Alguna vez le harán un monumento,
los de la barra brava, a mi bostera,
y una ermita, a la Virgen de los Vientos,
que le levanta a Paula la pollera.

De González Catán a Tirso de Molina, qué trajín,

de España a la Argentina, qué meneo,
qué vaivén,
qué ajetreo,
qué mareo, qué ruina,
¿y por culpa de quién?
del amor de una mina,
¿y total para qué?
si al final se rajó con un pibe
que le prohíbe a mi ex
ir a verme al Gran Rex
cuando estoy de visita,
no sea que Paulita se ponga a llorar
al oír su milonga,
no sea que a Paulita le dé por bailar
al compás de la conga
y vuelva enfermita a González Catán
y no se reponga
y se ponga más loca de lo habitual,
bendita pollera,
menuda bandera para una canción
¡y qué delantera!
Aquel año Boca salío campeón,
en la Bombonera,
ninguna bostera se puede quejar
aunque le sobre razón, si
pinta remeras con el corazón
y con las caderas,
le toca a Palermo tocar el balón,
"la doce" se altera,
le toca al gallego tocar este son
para una bostera,
el año que Boca salió campeón
en la Bombonera.


Joaquín Sabina
Dieguitos y mafaldas

|

FELIZ DÍA DE LA MUJER!!


Maitena.

Es claro que en alguna de estas etapas estoy... Pero no pienso comentarlo. A su imaginación lo dejo.
|

lunes, marzo 07, 2005

FALTAN 4 DÍAS

Ella le pidió que la llevara al fin del mundo,
él puso a su nombre todas las olas del mar,
se miraron un segundo
como dos desconocidos.

Todas las ciudades eran pocas a sus ojos,
ella quiso barcos y él no supo qué pescar
y al final números rojos
en la cuenta del olvido
y hubo tanto ruido
que al final llegó el final.

Mucho, mucho ruido,
ruido de ventanas,
nidos de manzanas
que se acaban por pudrir,
mucho, mucho ruido,
tanto, tanto ruido,
tanto ruido y al final
por fin el fin.

Hubo un accidente, se perdieron las postales,
quiso carnavales y encontró fatalidad,
porque todos los finales
son el mismo repetido
y con tanto ruido
no escucharon el final.

Descubrieron que los besos no sabían a nada,
hubo una epidemia de tristeza en la ciudad,
se borraron las pisadas,
se apagaron los latidos
y con tanto ruido
no se oyó el ruido del mar.

Mucho, mucho ruido,
ruido de tijeras,
ruido de escaleras
que se acaban por bajar,
mucho, mucho ruido,
tanto, tanto ruido,
tanto ruido y al final
la soledad.

Ruido de tenazas,
ruido de estaciones,
ruido de amenazas,
ruido de escorpiones,
tanto, tanto ruido.

Ruido de abogados,
ruido compartido,
ruido envenenado,
demasiado ruido.

Ruido platos rotos,
ruido años perdidos,
ruido viejas fotos,
ruido empedernido.

Ruido de cristales,
ruido de gemidos,
ruidos animales,
contagioso ruido.

Ruido mentiroso,
ruido entrometido,
ruido escandaloso,
silencioso ruido.

Ruido acomplejado,
ruido introvertido,
ruido del pasado,
descastado ruido.

Ruido de conjuros,
ruido malnacido,
ruido tan oscuro,
puro y duro ruido.

Ruido ¿qué me has hecho?,
ruido "yo no he sido",
ruido insatisfecho,
ruido ¿a qué has venido?

Ruido como sables,
ruido enloquecido,
ruido intolerable,
ruido incomprendido.

Ruido de frenazos,
ruido sin sentido,
ruido de arañazos,
ruido, ruido, ruido.


Joaquín Sabina
Ruido
|

domingo, marzo 06, 2005

FALTAN 5 DÍAS

Se peinaba a lo garÇon
la viajera que quiso enseñarme a besar
en la gare d'Austerlizt.
Primavera de un amor
amarillo y fugaz como el sol
del veranillo de San Martín.
Hay quien dice que fui yo
el primero en olvidar
cuando en un sí bemol de Jacques Brel
conocí a mademoiselle Amsterdam.

En la fatua Nueva York
da más sombra que los limoneros
la estatua de la libertad,
pero en desolation row
las sirenas de los petroleros
no dejan
reír ni volar
y, en el coro de Babel,
desafina un español.
No hay más ley que la ley del tesoro
en las minas del rey Salomón.

Y desafiando el oleaje
sin timón ni timonel,
por mis venas va, ligero de equipaje,
sobre un cascarón de nuez,
mi corazón de viaje,
luciendo los tatuajes
de un pasado bucanero,
de un velero al abordaje,
de un no te quiero querer.
Y cómo huir
cuando no quedan
islas para naufragar
al país
donde los sabios se retiran
del agravio de buscar
labios que sacan de quicio,
mentiras que ganan juicios
tan sumarios que envilecen
el cristal de los acuarios
de los peces de ciudad
que mordieron el anzuelo,
que bucean a ras del suelo,
que no merecen nadar.

El Dorado era un champú,
la virtud unos brazos en cruz,
el pecado una página web.
En Comala comprendí
que al lugar donde has sido feliz
no debieras tratar de volver.
Cuando en vuelo regular
pisé el cielo de Madrid
me esperaba una recién casada
que no se acordaba de mí.


Y desafiando el oleaje
sin timón ni timonel,
por mis venas va, ligero de equipaje,
sobre un cascarón de nuez,
mi corazón de viaje,
luciendo los tatuajes
de un pasado bucanero,
de un velero al abordaje,
de un liguero de mujer.
Y cómo huir
cuando no quedan
islas para naufragar
al país
donde los sabios se retiran
del agravio de buscar
labios que sacan de quicio,
mentiras que ganan juicios
tan sumarios que envilecen
el cristal de los acuarios
de los peces de ciudad
que perdieron las agallas

en un banco de morralla,
en una playa sin mar.

Joaquín Sabina
Peces de ciudad
|

sábado, marzo 05, 2005

FALTAN 6 DÍAS

Ahora que nos besamos tan despacio,
ahora que parendo bailes de salón,
ahora que una pensión es un palacio
donde nunca falta espacio
para más de un corazón.
Ahora que las floristas me saludan,
ahora que me doctoro en lencería,
ahora que te desnudo y me desnudas,
y, en la estación de las dudas,
muere un tren de cercanías.
Ahora que nos quedamos en la cama
lunes, martes y fiestas de guardar,
ahora que no me acuerdo del pijama
ni recorto el crucigrama
ni me mato si te vas.

Ahora que tengo un alma
que no tenía,
ahora que suenan palmas
por alegrías,
ahora que nada es sagrado
ni sobre mojado
llueve todavía,
ahora que hacemos olas
por incordiar,
ahora que está tan sola
la soledad,
ahora que todos los cuentos
parecen el cuento
de nunca empezar.

Ahora que ponnos otra y qué se debe,
ahora que el mundo está recién pintado,
ahora que las tormentas son tan breves
y los duelos no se atreven
a dolernos demasiado.
Ahora que está tan lejos el olvido,
ahora que me perfumo cada día,
ahora que sin saber hemos sabido
querernos como es debido,
sin querernos todavía.
Ahora que se atropellan las semanas,
fugaces, como estrellas de Bagdad,
ahora que casi siempre tengo ganas
de trepar a tu ventana
y quitarme el antifaz.

Ahora que los sentidos
sienten sin miedo,
ahora que me despido
pero me quedo,
ahora que tocan los ojos,
que miran las bocas,
que gritan los dedos,
ahora que no hay vacunas
ni letanías,
ahora que está en la luna
la policía,
ahora que explotan los coches,
que sueño de noche,
que duermo de día,
ahora que no te escribo
cuando me voy,
ahora que estoy más vivo
de lo que estoy,
ahora que nada es urgente,
que todo es presente,
que hay pan para hoy,
ahora que no te pido
lo que me das,
ahora que no me mido
con los demás,
ahora que todos los cuentos
parecen el cuento de nunca empezar.


Joaquín Sabina
Ahora que... (no nos queda más que ahora)
|

viernes, marzo 04, 2005

FALTAN 7 DÍAS

Viajero que regresas a esa ciudad del norte
donde una dulce niebla empapa la razón,
donde llegan los barcos cargados de preguntas
a muelles laboriosos como mi corazón,
háblale de mi vida, las autopistas negras
que atraviesan volando mi terca soledad,
esa gente que pasa por la calle, llevando
mi pensamiento al otro lado de la ciudad.

Cuando de ella y de mí queden sólo estos versos,
los hoteles que un día quisimos compartir,
los coches aparcados sobre nuestros recuerdos,
la glorieta de Atocha donde la conocí,
dile que estoy parado al final de mí mismo,
igual que un aduanero sin nadie a quien multar,
como un autoestopista debajo de la lluvia,
como la menopausia de un amujer fatal

Y dile que la echo de menos
cuando aprieta el frío,
cuando nada es mío,
cuando el mundo es sórdido y ajeno,
que no se te olvide,
es de esas que dan
siempre un poco más
que todo ... y nada piden.


Joaquín Sabina
Cuando aprieta el fío
|

jueves, marzo 03, 2005

FALTAN 8 DÍAS...

Se llamaba Soledad y estaba sola
como un puerto maltratado por las olas,
coleccionaba mariposas tristes,
direcciones de calles que no existen.
Pero tuvo el antojo de jugar
a hacer conmigo una excepción
y, primero, nos fuimos a bailar
y en mitad de un "te quiero" me olvidó.

De Esperanza no tenía más que el nombre,
la que no esperaba nada de los hombres,
coleccionaba amores desgraciados,
soldaditos de plomo mutilados.
Pero quiso una noche comprobar
para qué sirve un corazón
y prendió un cigarrillo y otro más,
como toda esperanza se esfumó.

Por eso, cuando el tiempo hace resumen
y los sueños parecen pesadillas,
regresa aquél perfume
de fotos amarillas.
Y, aunque sé que no era
la más guapa del mundo, juro que era
más guapa que cualquiera.

Se llamaba Inmaculada aquella puta
que curaba el sarampión de los reclutas,
coleccionaba nubes de verano,
velos de tul roídos por gusanos.
Pero quiso quererse enamorar
como una rubia del montón
y que yo la sacara de la calle
de los besos sin amor.

Y, mil años después, cuando otros gatos
desordenan mis noches de locura,
evoco aquellos ratos
de torpes calenturas.
Y, aunque sé que no era
la más guapa del mundo, juro que era
más guapa, más guapa que cualquiera.


Sabina - Páez
Más guapa que cualquiera
|

miércoles, marzo 02, 2005

FALTAN 9 DÍAS...

Cuando se despertó,
no recordaba nada
de la noche anterior
"demasiadas cervezas",
dijo al ver mi cabeza
al lado de la suya en la almohada...
y la besé otra vez,
pero ya no era ayer
sino mañana.
Y un insolente sol,
como un ladrón entró
por la ventana.

El día que llegó
tenía ojeras malvas
y barro en el tacón,
desnudos, pero extraños,
nos vio, roto el engaño
de la noche, la cruda luz del alba.
Era la hora de huir
y se fue sin decir
"llámame un día".
Desde el balcón la vi
perderse en el trajín
de la Gran Vía.

Y la vida siguió
como siguen las cosas que no
tienen mucho sentido,
una vez me contó
un amigo común, que la vio
donde habita el olvido.

La pupila archivó
un semáforo rojo,
una mochila, un peugeot
y aquellos ojos miopes
y la sangre al galope por mis venas
y una nube de arena
dentro del corazón
y esta racha de amor
sin apetito.
Los besos que perdí,
por no saber decir
"te necesito".

Y la vida siguió
como siguen las cosas que no
tiene mucho sentido,
una vez me contó
un amigo común, que la vio
donde habita el olvido.

Joaquín Sabina
Donde habita el olvido


|

martes, marzo 01, 2005

YO PISARÉ LAS CALLES NUEVAMENTE...

Sí, luego de 600 días, exactamente 600 días, al fin voy a hacer el camino inverso de mis 20.000 leguas. Me voy a Argentina, a ver a mi gente, a respirar mi aire, a ver mi Cruz del Sur...
Parto del 11 de marzo. Paso algo más de un día en Madrid y luego salgo hacia Buenos Aires y, de ahí a Mendoza. Regreso a la isla el 09 de abril.
Imaginarán que estoy con los preparativos, ordenando ropas, fotos, libros... las cosas que me van a acompañar.
No obstante eso, estoy más abocada a los preparativos que van más allá de lo material. Estoy preparando mi mente para el reencuentro: ¿mi padre estará más viejo? ¿cuántos centímetros más tienen mis sobrinos? ¿mi glicina habrá dado flores? Esas son las cosas que verdaderamente están insumiendo gran parte de mi tiempo. No es que esté anticipándome con la imaginación, sino más bien estoy haciendo una especie de lista de las cosas que quiero ver, para no olvidarme de ninguna, para fijar en mis retinas todo, para absorber las imágenes y no perderlas.
Pues eso, que me voy a tomar un respiro. Para que de algún modo me acompañen, les dejo, en el recomendado de la semana, un enlace para ver fotos panorámicas de Mendoza.
Así que estoy en la cuenta regresiva, tachando los días, como los presos... con un nudo en el estómago que la valeriana no arregla... Esto se cura con unos buenos mates con mediaslunas en el patio de mi casa.


P.D. Bienvenidos los comments con buenos deseos (¿dije alguna vez que volar no me gusta?) y sugerencias para no morir de aburrimiento en las casi 12 horas que dura el vuelo Madrid - Buenos Aires.
|