miércoles, julio 20, 2005

VIDAS PARALELAS

En su Vidas Paralelas, Plutarco plantea la idea de una correspondencia entre ilustres personalidades griegas y romanas. Para la descripción de esas personalidades, Plutarco toma como guía tres preguntas formuladas por Esquilo:
¿Quién tendrá compañía a esta lumbrera?
¿Con quién se le compara?

¿Quién le iguala?
Reflexionando sobre éstas y otras cuestiones, me di cuenta que estos años de plástico, de carencia de referentes, postmodernos, nos ofrecen lo mismo. Sí, para la maravilla de ustedes, existen correspondencias mediáticas entre España y Argentina...
Veamos algunos casos:

Jimena Cyrulnik - Natalia OT
Image Hosted by ImageShack.us
Las son blondas. Las dos miden metro y medio. Las dos gritan en lugar de hablar. Las dos han conducido programas de televisión que duran horas y horas y horas de interminable padecimiento auditivo...

Alejandro Weber "Marley" - Oscar Martínez
Image Hosted by ImageShack.us

Los dos son rubios. Los dos miden apróximadamente un metro noventa. Los dos son presentadores de programas televisivos. Los dos tienen una sonrisa que iría perfecta en la publicidad de un dentífrico. Los dos tienen poco sentido de la estética cuando se trata de elegir vestuario. Y, lo peor de todo, los dos son capaces de reírse por cualquier cosa durante inacabables minutos.

Mónica Cahen D'Anvers - Mercedes Milà
Image Hosted by ImageShack.us
Las dos tienen una larga trayectoria en el ámbito periodístico. Las dos tienen electricidad capilar, pelo grueso, canoso y difícil de dominar. Las dos tienen predilección por la ropa de corte masculino... Eso sí, a Mónica nunca se le ocurría presentar Gran Hermano, como hizo Mercedes...

Raquel Mancini - Esther Cañadas
Image Hosted by ImageShack.us
Las son modelos. Las dos tienen unos increíbles ojos celestes. Las dos han sido íconos de cierto canon estético. Las dos han masacrado su boca con inyecciones de colágeno...

Mauro Viale - Xavier Sardá
Image Hosted by ImageShack.us
Los dos son canosos. Los dos son cuarentones. Los dos tienen una fiel audiencia, aunque sean pocos los que reconocer ver sus programas. Los dos conducen programas amarillistas. Los dos son capaces de vender hasta la intimidad de su madre. Los dos permiten que en sus programas la gente se insulte, se arroje agua, se golpee...

Graciela Alfano - Ana Obregón
Image Hosted by ImageShack.us
Las dos rubias de bote. Las dos pisan los cincuenta años. Las dos se sienten símbolos sexuales. Las dos se empeñan en recalcar que son universitarias, una ingeniera y otra bióloga. Las dos están más refaccionadas que una fachada del siglo XVIII. Las dos se visten como si fuesen quinceañeras. Las dos tienen complejo de Barbie...

Marcelo Polino - Karmele Marchante
Image Hosted by ImageShack.us
Los dos se dedican a hablar sobre la vida privada de los demás. Los dos tiene la misma boca encolagenada. Los dos sólo funcionan como relleno de algún programa, nunca llegarán a ser figuras estelares, y eso les molesta... mucho...



¿Será cierto eso del inconsciente colectivo? Porque de otra manera no puedo explicarme el surgimiento, en un lado y otro del Atlántico, de semejantes personajillos...
|

jueves, julio 14, 2005

RESPUESTAS MENTALES

Ella:- ¿Cómo un médico argentino? ¡Tienes que hacer que te vea un médico!

Respuesta mental: Claro, se ma había olvidado que en Argentina no hay médicos, sino chamanes, que estudian tres o cuatro plantas del Ande, aprenden a destripar gallinas y con eso te curan...

Ella: Ah, pero mira que niño más mono... ¡Y está gordito!

Respuesta Mental: Señora, la desnutrición es un problema grave, pero por suerte, a mi familia (y a muchas más) no ha llegado... No puedo imaginar lo que pensó al verme a mí... Seguro que quedé como una mujer caníbal...

Él: Lo que yo no entiendo es qué habéis hecho los argentinos con las vacas... ¿Cómo habéis hecho para comeros tooooodas y que ya no quede nada que llevarse a la boca?

Respuesta mental: No nos dimos cuenta de guardar un par ejemplares para el noble fin de la reproducción. Fuimos como Homero Simpson, comiéndonos todas las vacas y así el país quebró. (Todavía no entiendo cómo esta persona dirige una biblioteca)

Claro que la mayoría de las personas que he conocido aquí no son así... Pero cuando me cruzo con uno de estos personajes... Asiento con la cabeza y respondo mentalmente...
|

jueves, julio 07, 2005

UNA VEZ MÁS, EL HORROR...

Hasta que llegué a España, nunca antes había sentido en carne propia el miedo que produce el terrorismo. Esos conflictos siempre estuvieron lejos de las siestas de mi pueblo. Eran algo real y doloroso, pero no por eso eran cercanos a mí. Claro que todos nos conmocionábamos al ver noticias sobre atentados, pero las cosas no pasaban ahí, en el pueblo.
Hoy se sacudió Londres. Tristísimamente, la ciudad que todavía no se reponía de la euforia, tuvo que afrontar el despiadado accionar de los terroristas.
Todavía hay gente sorprendida por el hecho de que, en este momento, el Reino Unido estaba en un nivel de seguridad muy alto, debido a la reunión de G8, y que, no obstante eso, los atentados se hayan perpetrado. Pues es que las cosas tienen una razón de ser: los occidentales tienen una lógica y los islámicos tienen otra. Les guste o no, los terroristas están instalados entre nosotros, así como los "ejércitos de liberación" están instalados entre los islámicos y habrá que hacer muchísimas cosas más si se pretende vivir en un mundo más tranquilo.
No soy de las personas que se contentan con el dolor ajeno, diría, más bien, que todo lo contrario. Pero todo lo que hoy pasa en Londres, lo que pasa en Irak, lo que pasó en Madrid, lo que pasó en Nueva York, no es fortuito. Es respuesta, es ofensiva, es venganza.
Claro que no es justificable, bajo ningún concepto, pero esto se aplica a los dos bandos. No es justificable la barbarie, nunca. Ni para los que matan indiscriminadamente atentando, ni para los que hacen lo mismo invadiendo países.
No sé qué pensaron... Que los pueblos que han intentado someter se iban a quedar de brazos cruzados, a la sombra de las banderas invasoras. Pues no, y eso salta a la vista en días como hoy.
Estos señores, los amos del mundo, tendrían que pensar seriamente los costos que están padeciendo sus pueblos gracias a su desmedida ambición. Mientras sigan empecinados en apoderarse de lo que por derecho no les pertenece y de meter la nariz "en nombre de la libertad" en donde no los llaman, estas situaciones no van a dejar de pasar.
Una vez más, la condena masiva... ¿Eso basta?
|

viernes, julio 01, 2005

A FALTA DE POST...

Antes de tomarse unas merecidísimas vacaciones, Madame Satâ me dejó unas tareas en su blog.

La cadena musical

Volumen total de música en mi computadora:


2.87 GB. Los archivos están prolijamente ordenados en 6 carpetas, según mis anormales parámetros.


El último CD que compré:


Mensajes del alma y Bandidos rurales, ambos de León Gieco.


Canción reproduciendose ahorita:


"Nieva en Moscú", de Alfredo Casero.


Cinco canciones que escucho y significan mucho para mí:



Tumbas de la gloria, de Fito Páez.

Chipi Chipi, de Charly García

Peces de ciudad, de Joaquín Sabina.

Al olor del hogar, de Bersuit Vergarabat.

Té para tres, de Soda Stereo.



Mundo Blog

1. ¿Cuál es tu blog favorito y por qué?

No tengo "un" blog favorito. Me gustan algunas cosas de muchos blogs.

2. ¿Cuál es el mejor post que has leído?

Me niego a contestar.

3. Nombra tres blogs que según tú deberían ser sujetos a la explosión de una bomba, abandonados por su autor, o sencillamente borrados de la web.

Blanco del bombardeo: los blogs manga y/o animé.
Deberían abandonar el blog: los que escriben con errores de ortografía.
Delete: mmmmm, otra que no voy a contestar...


4. Nombra tres personajes muertos de quienes te gustaría leer un blog.

Julio Cortázar, Alfredo Castelo, Alejandra Pizarnik.


5. Tres temas que deberían ser más tocados por los bloggers.

Prefiero no hacer sugerencias, me gusta que me sorprendan.

Tendría que pasar el testigo, darle a alguien la grata noticia de que debe hacer el relevo... Lo dejo al gusto de los blogui-amigos, tal vez echen mano de esto un día que se hayan quedado sin post, como me pasó a mí.





|